El BCE alerta del riesgo de una burbuja en los mercados de deuda

30 de mayo de 2014

El debate sobre una posible burbuja en los mercados se abrió hace semanas, como consecuencia del rally que están experimentando todos los activos independientemente del riesgo que presenten. Pero que se sume a éste una autoridad como el Banco Central Europeo (BCE) resulta significativo.

La institución alertó ayer, en su Informe de Estabilidad Financiera, que la ansiada búsqueda de rentabilidad de los inversores podría provocar una nueva burbuja de precios. «Mientras que los riesgos heredados de la crisis financiera global persisten para bancos y para los estados, nuevas amenazas están emergiendo como consecuencia de la continuada búsqueda de rentabilidad, que ha dejado al sistema financiero más vulnerable a un posible reverso de la prima de riesgo», apunta.


De alguna manera, este rotundo mensaje del BCE enfatiza la preocupación que hay en Fráncfort por el entusiasmo desmedido que está mostrando el mercado cuando, además, todavía permanecen riesgos a la baja para el crecimiento. Llega en un momento, a su vez, en el que está cambiando el sesgo de los tipos de interés en EEUU.


Un universo de tipos de interés en mínimos históricos ha provocado que los inversores estén aumentando su riesgo en cartera. Esa búsqueda de rentabilidad ha llevado a que la deuda de los países periféricos cotice en mínimos históricos, excepto en casos excepcionales como el de Grecia. El bono español a diez años marcaba ayer en un nuevo récord en el 2,82% y la prima de riesgo se ha reducido a los 152 puntos básicos.


La creciente búsqueda de rentabilidad se ha hecho progresivamente más generalizada entre los distintos mercados y regiones, subraya la institución, que apunta que esto ha beneficiado a los bancos y emisores soberanos de la zona euro al rebajarse los costes de financiación y al mejorarse el acceso a los mercados. «Pero a medida que el alcance de la búsqueda de rentabilidad se amplía a nivel global se incrementan los riesgos de una posible revaluación de la prima de riesgo con implicaciones para los mercados financieros globales», añade.


La institución advierte de que esta situación representa un riesgo ante las «todavía significativas» necesidades brutas de financiación de los países de la eurozona previstas en 2014. Asimismo, el BCE alerta de que este posible cambio en el interés de los inversores podría también dar como resultado «pérdidas para los bancos» como consecuencia de que estos han incrementado en los últimos años sus carteras de deuda soberana.


Deuda de alto riesgo


En el sector privado, se están dando fenómenos nunca vistos o, al menos, no vistos desde antes de la crisis del crédito que estalló en 2007. Las compañías con un ráting inferior a BBB+ según Standard & Poor’s o Fitch, también conocidas como bonos high yield o de alta rentabilidad, están logrando dinero en el mercado a tipos medios del 3,73%, según datos de BNP, cuando la media de los últimos quince años se sitúa en el 10,19%.


No es baladí que, en lo que va de ejercicio, las empresas europeas con una calificación de estos niveles ya hayan captado un récord de 49.572 millones, según datos deDealogic, por encima incluso de los 37.030 millones de 2013. Este volumen representa el 27% del total de deuda emitida por las compañías en Europa en lo que va de ejercicio, si se incluyen las operaciones de grado de inversión, un porcentaje muy elevado.


Pero es que, además, están reapareciendo estructuras complejas que contribuyeron al estallido de la crisis de 2007. Por ejemplo, los CLO, deuda que cuenta con la garantía de un pool de créditos apalancados de compañías de baja calificación, han alcanzado en EEUU los 42.000 millones de dólares (30.700 millones de euros) y van camino de récord. Y se está disparando la financiación de la banca al capital riesgo para compras cada vez más apalancadas.


El BCE cree que la sostenibilidad de la recuperación de la eurozona, la evolución de las cuestiones geopolíticas y de las vulnerabilidades de China, así como otras consideraciones de valor relativo representan los tres elementos clave para garantizar la sostenibilidad de la demanda de activos de la zona euro.

Comentarios (0)

Inicie sesión para comentar.

¿Aún no eres usuario?

Regístrate, es totalmente gratis. Descubre todas las herramientas y servicios que tienes a tu dispsición y accede a una oferta especial para disfrutar gratuitamente la aplicación meGestiono.

Registrarme